• Antes de tomar la píldora conoce todos los efectos secundarios

  • Ten en cuenta también las ETS, no solo la probabilidad de embarazo

Algunos anticonceptivos son más conocidos que otros. No obstante, es conveniente conocer todas las posibilidades que tienes a tu alcance, así como también los posibles riesgos a los que te sometes. Hoy vamos a dar un repaso a los métodos que puedes emplear para no quedarte embarazada o no contraer ETS.

Tipos de métodos anticonceptivos que existen actualmente

A continuación, vamos a dividir los anticonceptivos en diferentes tipos, añadiendo algunas de sus contraindicaciones. Aparte, también haremos mención a algunos métodos masculinos que posiblemente no conocías. ¡Empecemos!

La protección que hace de barrera

Dentro de este tipo de anticonceptivos podemos encontrar los siguientes:

  • Espermicida: tal y como indica el nombre, se trata de un componente químico que debe aplicarse justo antes del coito (tras los preliminares). De esta forma, la sustancia podrá impedir que los espermatozoides lleguen al útero. No obstante, su efectividad es muy baja.
  • Diafragma: literalmente es una barrera de silicona que impide la entrada al útero. No obstante, no evita las ETS.
  • Esponja vaginal: del mismo modo que un espermicida, la esponja mata los espermatozoides, aunque debe mantenerse colocada durante 6 horas tras el acto. Al igual que la anterior no previene las ETS.
  • Preservativo femenino: aunque es parecido al masculino (también protege de las ETS), su efectividad es más baja (por no hablar de la incomodidad).
  • Preservativo masculino: técnicamente, este es uno de los anticonceptivos más efectivos. De hecho, se estima que previene el embarazo en un 98%. No obstante, también dependerá del momento en que se ponga, de cómo se trate el material y cómo se extraiga después.

una mano con un condón

Método hormonal

  • Anillo vaginal: como bien indica el nombre se trata de un anillo que libera hormonas para evita que la mujer pueda concebir. Dicho método tiene una duración de tres semanas.
  • La inyección anticonceptiva: se trata de un método que consiste en inyectar las hormonas para obtener los resultados del resto de métodos hormonales. Debe hacerlo el médico.
  • Implante: es uno de los métodos más efectivos. Y es que se trata de un implante hormonal subcutáneo que tiene una efectividad de tres años, ni más ni menos.
  • Adhesivo: este método es parecido al anterior. No obstante, en vez de ponerlo bajo la piel, se coloca por encima y debe cambiarse semanalmente. Si piensas que estos anticonceptivos solo existen para las mujeres, te equivocas. También existe un parche que pueden colocarse los hombres. Este también se aplica semanalmente.
  • Píldora: se trata de una pastilla que debe tomarse cada día para conseguir sus efectos hormonales. Este método es uno de los más empleados, no obstante, antes de decidir usarlo deberías acudir al ginecólogo. Normalmente, este debería hacerte un chequeo para comprobar si es seguro que lo utilices (lo mismo con todos los métodos hormonales). Después de todo, se trata de un método hormonal muy fuerte y que tiene muchos efectos secundarios. La píldora puede provocar cambios de peso, dolores de cabeza, bajar la líbido y tampoco es recomendable para aquellas mujeres que han sufrido depresión o que tienen algún familiar que la ha padecido. Por otro lado, deberías saber que también existe una píldora masculina, pero que, sin embargo, no se vende en España.

un paquete de pastillas sobre un fondo rojo

  • Minipíldora progestágeno: tiene los mismos efectos que la píldora (también se toma cada día), pero se creó para reducir los efectos secundarios de la anterior.
  • La píldora del día después: Este método debe emplearse como última opción. Tiene tal nivel de hormonas que, de hecho, pueden tomarse un máximo de tres por año. Son muy dañinas para el cuerpo.

Leave a comment