Si sufres de insomnio la meditación puede ser una gran solución. A continuación, vamos a explicaros los beneficios que podéis sacar a partir de esta práctica de relajación. Del mismo modo, os daremos las claves para que consigas meditar, aunque sea la primera vez que lo hagas. ¡Veámoslo!

Practicar meditación para dormir mejor

Hay muchas personas que sufren todos los días de insomnio. Normalmente este factor viene relacionado por el estrés o bien por cambios en la rutina diaria. Por ejemplo, aquellas que tengan un trabajo que vaya por turnos, incluso de noche, tenderán a sufrir más este problema. De esta forma, muchas se acaban acostumbrando a dormir menos horas de las que deberían, cuando, en realidad, dormir es muy importante para la salud. Aunque aún lo es más el hecho de descansar.

Para todos aquellas que no lo sepan, dormir muchas horas no significa realmente descansar bien. Hay personas que durmiendo pocas horas pueden llegar a descansar más que aquellas que hayan dormido muchas. Y al final el objetivo no es dormir más, sino descansar más. Así pues, esto no significa que haya que dormir menos, sino intentar descansar todo lo posible con las horas necesarias (aproximadamente 8 horas, aunque todo depende de la edad).

Una chica vestida de verde que está sentada delante de un lago

Descansar como es debido podrá ayudarnos a ser más productivas en nuestro día a día. También influirá directamente en nuestro ánimo y podremos disfrutar de un mejor estado de salud. Por lo tanto, para que puedas conseguir ese objetivo, vamos a mostraros las claves para poder meditar y poder libraros así de los nervios que os impiden conseguirlo.

¿Qué debo hacer para meditar?

A continuación, os vamos a dar una serie de claves para que consigáis relajaros mediante la meditación. De esta forma, conseguiréis lograr un mayor descanso, además de aliviar vuestras preocupaciones diarias. Y es que la meditación también ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Prestar atención a tu respiración

Cuando vayáis a empezar la meditación, debéis tener en cuenta el lugar donde lo vayáis a hacer. Encontrad un sitio tranquilo, como vuestra habitación. Luego, podéis escoger si hacerlo sentadas o bien tumbadas. Eso sí, buscad en todo caso una posición cómoda. Una vez estéis preparadas, coged aire profundamente. Podéis realizar los siguientes pasos en el orden que queráis o bien tan solo unos y otros no. Sea como sea, uno de ellos consiste en concentrarse en la respiración. Así pues, vaciad vuestra mente y tan solo pensad en el aire que cogéis y que soltáis.

una mujer con una coleta que está sentada delante de un lago con una puesta de sol

Repítete las mismas frases

Otra técnica para mejorar la meditación puede ser la de repetiros frases como mantras. Para ello, piensa unas pocas frases de motivación y que os halaguen. Pueden ser del tipo: soy buena persona, soy buena en mi trabajo, mis amigos y familiares me quieren, yo me quiero a mi misma… Que no os dé vergüenza deciros esas cosas a vosotras mismas. Puede parecer un poco ridículo, pero aunque incluso no lleguéis a creeros las cosas buenas que os decís, que lo penséis repetidas veces ayudará positivamente a vuestra mente, puesto que no estaréis pensando en los problemas y os estaréis animando a vosotras mismas.

Constancia y mente vacía

Hay otras técnicas de meditación como, por ejemplo, concentraros en una parte de vuestro cuerpo y dejar así la mente en blanco. Pero, sea como sea, cualquiera de estas técnicas de meditación necesitarán constancia de vuestra parte. Obligaos a meditar, a vaciar vuestra mente. Os daréis cuenta que, al principio, cuando lo intentéis, vuestra mente volverá sin que os deis cuenta a pensar y dar vueltas a las cosas. Pero debéis ser fuertes y pararlo y volver a intentar vaciar la mente las veces que haga falta. De esta forma, conseguiréis entrenaros mentalmente y conseguir así relajaros.

Leave a comment