Las cosas de palacio van despacio, se suele decir. Pero parece que, desde la boda de Meghan Markle y el Príncipe Harry, los eventos se han ido desencadenando uno tras otro. El 19 de Mayo, a principios de este año, se dieron el «Sí, quiero» en la Capilla de San Jorge. La boda fue uno de los eventos mediáticos más comentados a nivel internacional.

La siguiente gran noticia llegó hace tan solo medio mes, cuando Kensington Royal oficialmente confirmaba la llegada de un nuevo miembro a la familia real. En un evento en Nueva Zelanda, Harry y Meghan revelaban el apodo con el cual se referían a su pequeño: «little bump» (bultito), del cual todavía no conocen el sexo.

Harry y Meghan saludando
Fuente:Reuters

Y es aquí donde surgieron las dudas por primera vez. El Duque y la Duquesa de Sussex no saben de momento si tendrán un hijo o una hija. En otras circunstancias esto no supondría ninguna diferencia, pero la realeza tiene atributos particulares que no existen en las familias de clase media. Uno de los más importantes, los títulos nobiliarios.

El dilema real

Quizás «Duque» sea una palabra habitual en la ficción pero, hoy en día, son pocas las personas que ostentan ese título. Meghan y Harry son Duque y Duquesa de Sussex, sin embargo, las normas de la nobleza pueden limitar el título que recibirá su hijo.

Y es que, en caso de que fuera una niña, no podría heredar el título de duquesa. Esta limitación ha generado cierto revuelo, ya que el sistema de la nobleza británica sigue favoreciendo a los hombres. Ni Harry ni Meghan han hecho declaraciones al respecto de esta norma en particular. La propia Markle es activista y women’s advocate en Naciones Unidas. Ya se declaró feminista en la propia web oficial de la Casa Real Británica:

I am proud to be a woman and a feminist. (Estoy orgullosa de ser mujer y feminista).

Sin embargo, nos estamos adelantando a los acontecimientos. Todavía está todo por decidir. Por el momento, el título que automáticamente tendría el hijo o hija de Harry y Meghan sería el de Lord o Lady, en lugar de Príncipe o Princesa.

¿Se pueden cambiar los títulos?

Es cierto que los títulos son algo relativamente fácil de modificar, si existe la intención. Esto ya ha ocurrido con anterioridad en la historia reciente de la monarquía británica. Por ejemplo, Su Majestad la Reina Isabel II, madre de Harry, está en potestad de otorgar o modificar los títulos de sus nietos. Ya lo hizo con los hijos de Kate y William, a los que nombró «Sus Altezas Reales« mediante un decreto. De igual forma, podría hacerlo con los de Harry y Meghan.

Meghan y Harry hablando
Fuente: Reuters

Es más, la actual Reina de Inglaterra ya modificó en 2013 la ley de sucesión monárquica para que su nieta pudiera reinar por delante de sus hermanos varones nacidos posteriormente. Es decir, abolió el privilegio monárquico por género, de tal forma que el sexo del primogénito ya no delimita si puede o no heredar la corona.

Por supuesto, el aceptar títulos es una decisión muy personal. Algunos de los miembros de la familia real han optado por evitar títulos para sus hijos, a fin de normalizar su vida fuera de Palacio. Esto ya ocurrió con el Conde y la Condesa de Wessex, que prefirieron ahorrarse los títulos reales en las vidas de sus hijos.

¿Qué harán Harry y Meghan?

De momento existe la Ley de Pares en Reino Unido y, mientras sea así, las hijas de los duques no tendrán títulos nobiliarios. Existe la posibilidad de modificar esto, aunque tiene que haber cierta voluntad por parte de la monarquía a realizar dicho cambio institucionalmente.

¿Hay posibilidades realistas de que esto ocurra?

La Reina de Inglaterra ya ha conseguido modificar las anticuadas normas de sucesión por género, así que no es una locura pensar que pueda cambiar también la norma nobiliaria. Meghan Markle es una activista feminista abiertamente, así que quizás esto ayude a impulsar el cambio. En este sentido solo queda esperar.

Otra duda igual de importante es la de su voluntad como padres. Algunos miembros de la familia real han preferido no otorgar títulos a sus hijos para normalizar, dentro de lo posible, sus vidas. Es cierto que Harry y Meghan han demostrado modernidad como figuras públicas de la monarquía británica, así que tal vez decidan seguir este camino y ahorrarse los títulos nobiliarios directamente.

De momento, todo está por ver.

Leave a comment